Ratoncita y el muro rojo

Ratoncita y sus amigos viven en un poblado rodeado por un muro. Aunque ninguno sabe que hace ahí ese muro ni qué es lo que esconde al otro lado; ni lo saben ni parece importarles. A ninguno excepto a Ratoncita, una protagonista curiosa que quiere explorar más allá de su propio conocimiento y atravesar el gran muro rojo.

muro

Esta es la última historia de Britta Teckentrup, la creadora de otros grandes relatos para peques como El árbol de los recuerdos (NubeOcho y Pepa Montano Editora, 2013), Bajo el mismo cielo (Bruño, 2017) y ¡Corre a casa, ratoncito! (Lóguez, 2016).

Ratoncita y el muro rojo (editado por NubeOcho y Pepa Montano) es un llamamiento a la libertad, dedicado por la propia autora “a los que no tienen miedo” para hacer posible “un mundo sin muros”.

muro1

Y es que Britta nos habla en esta historia de murallas físicas y de barreras mentales: para Gata, lo que se esconde al otro lado del muro es peligroso; Oso se ha acostumbrado a ver esa inmensa pared cada día y nunca se ha preguntado que hay más allá; a Zorro le gusta vivir sin cuestionarse mucho las cosas para ser feliz y León se ha dado por vencido y ha perdido las ganas de ver más allá de esa gran masa roja.

muro 2

Solamente un pequeño pájaro azul es capaz de hablarle a Ratoncita sobre la verdad que se esconde al otro lado de esa muralla, que acaba deshaciéndose cuando los animales son capaces de ver más allá de sus convicciones y de sus prejuicios.